miércoles, 9 de septiembre de 2009

Obrando

Como dice la famosa coletilla, "hay cosas que no cambian", pero bueno, mientras se trate de las croquetas que hace mi madre, está de miedo, que sigan así cienes y cienes de años, amén. Pero que una viñeta que dibujé en el 2004, inspirado en el hecho de que el hijo de mi amigo Juan N. no pudiera empezar el curso escolar por culpa de las obras que había en su colegio, siga estando de rabiosa actualidad (y tan rabiosa para padres y alumnos) es algo francamente inadmisible, sobre todo teniendo en cuenta que ya sabemos, desde hace tiempo, que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra (pero, con dos basta ¿no?) El caso es que no aprendemos, y si lo hacemos ¡qué rápido olvidamos!

1 comentario:

Alicia dijo...

Aqui en la inComunitat Valenciana no hay problemas de ese tipo. Directamente meten a los crios en pabellones prefabricados. Eso sí para la F1 "lo que fassa falta"