martes, 15 de septiembre de 2009

¡ Aaaahhhh !, la gripe.

Ayer acordonaron una de las paradas más transitadas del metro de Sevilla; Resulta que una señora muy mayor, debía tener unos 120 años, tosía de vez en cuando, sentada en uno de los vagones, durante la hora punta. Un pasajero, por lo visto funcionario del SAS, fué el que dió la voz de alarma, a través del 112. No tardaron en llegar los GEO, después la UME y, un pelín más tarde, el alcalde, para cumplir con su matutino y fotogénico itinerario diario. Por lo visto, a última hora de la tarde, se desconocía aún la identidad de la señora que, con toda seguridad, podría llevar en lo más profundo de su ser al anticristo, también conocido como Gripe A.