martes, 5 de octubre de 2010

Como papel higiénico

Sí, yo iría un poco más lejos, no me quedaría en la famosa expresión, esa que dice "... y quedó todo como papel mojado", yo creo que más bien va a quedar todo como papel higiénico, intentando, con el mosqueo que tengo encima, ser fino. Como hicieron en su día más de una empresa privada, al despedir a sus trabajadores con la excusa de la "crisis", la Junta de Andalucía ha iniciado su desmantelamiento encubierto, avasallando a los trabajadores laborales y acorralando a los funcionarios, para sustituir la administración andaluza por un nuevo entramado semipúblico, no más barato que el actual sistema, que sólo quede a expensas del poder político de turno, en lugar de quebrarse la cabeza y apostar por una administración puntera, profesional y, por supuesto, apolítica.