miércoles, 17 de diciembre de 2008

Luego


Me siento un rato a hablar contigo, te cuento que me duele la oreja, que me han echado la bronca en el trabajo, que ya estoy cansado de ese mierda de encargado; tu me hablas de tu casero, piensa subirte el mes, me cuentas que has comprado esta tarde, me hablas de tu madre; yo te digo que te echo de menos, que te quiero; tu me dices que tambien me quieres. Nos despedimos, nos mandamos un beso, hasta mañana. Cerramos el messenger.

7 comentarios:

Tábata dijo...

Pepillo, qué viñeta tan buena y acertada, me has recordado a algo corto que escribí hace un mes. Te lo mando para que veas que estamos en sintonía :). Un besote cibernetico:

The Facebook Era:

"Creo que era feliz, mucho más feliz cuando no existía el móvil. Cuando no tenía que mirar una y otra vez el asiento del taxi antes de bajarme o esperar un mensaje para no estar sola. Cuando los mensajes del amor llegaban una sola vez, rotundos, en forma de voz…o no llegaban. Cuando las rupturas tenían volumen, cuerpo y hasta puños. Cuando las cartas tardaban. Cuando los mensajes no eran sms sino poemas. Cuando el amante te abrazaba. Cuando en la ausencia se forjaba el deseo y en la presencia la pasión. Cuando los amigos no se median por la lista de contactos o la alegría por el número de llamadas.

Era más feliz antes. Cuando los besos no sabían a banda ancha. Ni vivías pegada a una pantalla que no te abraza, ni te anima, ni recorre contigo las calles, ni te quiere escurrir los espaguetis del domingo. Cuando la soledad no estaba globalizada ni empacada en cinco por tres centímetros de puro acero inoxidable. Cuando la realidad se oxidaba, perdía segundos y hasta se paralizaba.

Yo viví un año en Nueva York sin móvil. Un año entero desconectada del mundo y en el fondo feliz porque los paseos sabían a paseo, porque las hojas se caían sin prisa y la voz de Keith llegaba cuando tenía que llegar. Sin ansias, sin angustias, sin ganas de ser, sin malentendidos. Me gustaba así y cuando llegó la hora de volver a conectarme sentí una tremenda rabia. No quería.Quería querer, que todo fuera más sencillo y menos grande. Que mis amigos estuvieran cerca y no lejos. Que la voz de mi amor fuera amor y no un mensaje mudo."

Anónimo dijo...

Que buena !!!!
Pero siempre es mejor decirlo a la cara , no?? :)
besos "besosos"

Gatoto dijo...

Amiga Tábata:

Veo que sí, que tenemos sintonía. Me ha gustado mucho eso que escribiste. Enhorabuena, por el escrito y por tu profundidad.

Besos besosos.

Anónimo dijo...

Dando en el calvo, como siempre.
Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo a todos los Gatoto adiptos. A ti, lo siento, ese deseo te lo daré por teléfono en su momento procesal oportuno. Nicolás.

Lombilla dijo...

Hola, chaval:
este chiste está muy bien. De premio (en un concurso que no esté amañado, claro).
Muchos besos, Aurora.

Paola dijo...

¡Felicito a Tábata por el escrito!

Gatoto dijo...

Mu bien, Paola, me parece estupendo que felicites a la buena de Tábata, es un gran periodista/escritora, pero ¿y la viñeta de Gatoto? :( Los celos me corroen.

Besos besosos.